Arcos de Jalón

Por la Sierra de Solorio

Una ruta por el sabinar

Duración:Unas 3 horas

Distancia:12 km. más o menos

 

La ruta de senderismo que te hemos preparado se centra en Iruecha, un pueblecito bien metido en la sierra, el último de la Soria Sur, y por eso antes de hablar de la ruta, te ponemos en conocimiento de la zona.

En primer lugar decirte que aquí se encuentra el sabinar más grande de Europa.

En el mapa puedes ver como llegar hasta Iruecha, está a unos 30 km. de Arcos de Jalón, si decides ir, para en Chaorna, otro pueblecito muy pequeño, de postal, bebe agua en la fuente, mira el paisaje, observa las casas, y mira por las laderas, seguro que te encuentras algún fósil.

Bueno, sigue camino hasta Iruecha, seguro que hace mucho tiempo que has visto las sabinas, ojo no confundir con los enebros, las hojas de estos pinchan, las de la sabina no.

Una vez que llegues a Iruecha, puedes dar una vueltecita por el pueblo y empezamos la ruta senderista que tiene como objetivo conocer el sabinar.

La ruta no es muy larga, son unos 12 kms., desde Iruecha tomamos dirección a Sta. María de Huerta, y pronto nos encontraremos con una pequeña laguna, y a unos 15 m. un camino a la izquierda, el nuestro; a unos 675 m. veremos dos caminos a la derecha, nosotros seguiremos por el nuestro que va ascendiendo levemente, luego veremos dos sendas una a cada lado, pero seguimos, y comenzamos a descender y a unos 500 m. veremos una charca, estamos en el paraje denominado Valdequesera, a la derecha sale otro camino al que no hacemos caso, seguimos y aproximadamente a 1 km. nos encontraremos en un cruce de caminos, al que regrearemos tras un circuito; nosotros seguiremos por la derecha, y a unos 1.100 m. , iniciando una bajada, con un corral a nuestra izquierda podremos ver el valle del Jalón, y a unos 300 m. puedes ver la granja de Algondrón, a 1.150 m. el camino se bifurca y vamos a la izquierda para ver el valle del Algondrón, tras 1,5 kms. cuando hemos bajado, el camino gira y asciende, entonces veremos la granja de Algondrón.

Para volver asciendes desde el caserio para llegar al cruce de caminos por el que pasamos antes, y vuelves por donde has venido, o si quieres y no te pierdes, vuelves dando un poco de vuelta.